La presencia de los Padres Somascos en África era un anhelo de la Congre-gación, que tuvo un primer tentativo hace veinte años en Guinea Ecuatorial.
Más tarde surgió de nuevo el deseo y los Somascos de España, en 1996, decidieron llevarlo a cabo. Pero no se pudo poner en práctica hasta el año 2003.
Para determinar el lugar adecuado consultamos a la Delegación de Misiones y a Caritas Internacional; ambas entidades nos aconsejaron Mozambique, en razón de nuestro carisma de servicio a la juventud desamparada y por la mayor afinidad de este país con la mentalidad latina.