Después de un año de trabajo continuo, se ha reforzado en nosotros la voluntad de seguir adelante. Nos ha animado mucho la amabilidad y cercanía de estos muchachos -niños y jóvenes- y la acogida favorable de cuanto hacemos, especialmente por parte de los más pequeños y más débiles, los numerosos huérfanos de estas tierras; y la colaboración brindada por nuestros amigos de España, junto con el apoyo de la Congregación.
¿Qué planes tenemos para un futuro inmediato?

ü Consideramos muy importante la formación de colaboradores partiendo de los de propios jóvenes que en este momento se benefician de la escuela y demás actividades de la misión. Hay ya un grupito que nos ayuda a atender a los enfermos y a los más pequeños. Queremos ofrecerles, a través de becas, la posibilidad de ampliar su formación, de cara a asumir mayores responsabilidades en la comunidad.
ü Para el próximo curso queremos que empiece a funcionar una pequeña escuela agraria -que pondríamos en marcha con la ayuda de varias organizaciones-, en la que los alumnos que no cursan los estudios superiores puedan recibir una formación técnica de tres años en una materia útil para ellos y para su entorno.
ü Estamos tratando con otras entidades la construcción de una cocina y de un comedor, que sirva, además, como salón de usos múltiples, y la mejora de los aseos.
ü Queremos también que el ambulatorio pueda contar con una sección de maternidad y un laboratorio de análisis para la detección del SIDA, la malaria y otras enfermedades frecuentes.
ü Estamos buscando medios materiales, de gestión y económicos, que permitan la potenciación de las instalaciones y recursos del área agropecuaria, de modo que contribuyan a sostener económicamente la misión. B
 

 

Para todas estas iniciativas y proyectos tenemos puesta toda nuestra confianza en el Señor: Él hará que la semilla del carisma de San Jerónimo, que sembramos con nuestra fragilidad, germine abundantemente en esta buena tierra de Mozambique.
Y, naturalmente, contamos con la colaboración providencial de tantos buenos amigos que, con el apoyo de su oración, sus iniciativas y su generosidad, sostienen nuestro trabajo y comparten en fraternidad el gozo del anuncio del Evangelio, fuente de liberación y progreso de los pueblos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

info@somascos.org