Volver

Quédate con nosotros, Señor, la tarde está cayendo.

Encuentro de oración para jóvenes

eN Preparación a la fiesta de San Jerónimo


canto inicial


Celebrante: En el nombre …

Todos: amen


1. ComO LOS APÓSTOLES

 Lector: de los Hechos de los Apóstoles (4,32):

"EL grupo de los creyentes pensaban y sentían lo mismo, y nadie consideraba como propio nada de lo que poseía, sino que tenían en común todas las cosas".

 T: DULCE PADRE NUEStRO SEÑOR Jesucristo, TE ROGAMOS POR TU INFINITA BONDAD QUE REFORMES AL PUEBLO CRISTIANO SEGÚN AQUEL ESTADO DE SANTIDAD QUE TUVO EN TIEMPO DE TUS Apóstoles. Escúchanos, señor porque benigna es tu misericordia.


2. Dio ES misericordioso

 L. (Mt. 20,29-34): «Al salir ellos de Jericó, le siguió mucha gente. Y dos ciegos, que estaban sentados junto al camino, al oír que Jesús pasaba,  gritaron: -¡Señor, Hijo de David,  ten compasión de nosotros"! 
La gente les decía que se callaran, pero ellos gritaban todavía más fuerte diciendo: -¡Señor, Hijo de David,  ten compasión de nosotros"!
Jesús se detuvo, los llamó y les preguntó: -¿Qué queréis que haga por vosotros?
Ellos contestaron: -¡Señor que se abran nuestros ojos!
Jesús, compadecido, tocó sus ojos, y al instante recobraron la vista y le siguieron.
».

    T: ¡SEÑOR JESUCRISTO, HIJO DEL DIOS VIVO, TEN PIEDAD DE NOSOTROS¡ (3 veces)


3. RECORRER EL CAMINO DE DIOS

 L. (Gv 14,6): «Yo soy la Via, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre si no es por mi».

 T: POR EL CAMINO DE LA PAZ, DE LA CARIDAD Y DE LA PROSPERIDAD ME GUÍE Y ME DEFIENDA EL PODER DE dios padre, LA SABIDURÍA DEL hijo Y LA FUERZA DEL ESPÍRITU SANTO Y LA GLORIOSA VIRGEN MARÍA. EL ÁNGEL RAFAEL, QUE ESTUVO  SIEMPRE  CON TOBÍAS, ESTÉ TAMBIÉN CONMIGO EN TODO LUGAR Y CAMINO.


4. tener CONFIANZA EN DIOS SOLO

 L. Confiemos en nuestro Señor benignísimo y tengamos verdadera esperanza en Él solo, porque todos los que esperan en Él no serán confundidos para siempre y quedarán estables, fundados sobre la piedra firme y, para obtener esta gracia, acudamos a la Madre de las gracias, diciendo:

 T: dios te salve, maría ...     


5. Damos gracias juntos por todo

  L. Además, agradezcamos a Dios nuestro Señor y Padre celestial todos los favores y gracias que nos ha concedido y que continuamente nos concede, rogándole que en el futuro se digne socorrernos en todas nuestras necesidades, tanto temporales como espirituales:

 T: Padre Nuestro …   


6. Un corazón CAPAZ DE AMAR

 1 L. (Ez. 11,19-20).«Yo les daré un corazón fiel y les infundiré un espíritu nuevo; les arrancaré el corazón de piedra y les daré un corazón de carne».

 2 L. Pidamos  también a  la Virgen que se digne interceder ante su querido Hijo por todos nosotros, par que nos conceda la gracia de ser humildes y mansos de corazón, de amar a su divina Majestad sobre toda otra cosa y a nuestro prójimo como a nosotros mismos y  para que estirpe nuestros vicios, nos aumente las virtudes y nos conceda su santa paz.

 T: Dios te salve Maria ....


7. Intercambio de la paz

 C. Y ahora, como hijos del Dios de la paz, intercambiémonos un gesto de comunión fraterna.

 Todos se dan la paz


8. Oremos por la Iglesia

 L. Oremos a Dios por su Iglesia, para se digne reformarla según el estado de santidad de los primeros tiempos, y para que ponga paz y concordia entre los cristianos y entre todos los hombres.


9. Oremos por la familia somasca

 L. Oremos a Dios por toda la familia Somasca, por las comunidades y las obras en favor de los pequeños y de los pobres dispersas en todo el mundo, por los religiosos y religiosas, los laicos y laicas que siguen el camino de San Jerónimo, por los niños, y jóvenes que encuentran en su servicio cotidiano.

 T: Dios te salve maría ...


10. oremos por nuestros amigos

 L. Oremos por todos aquellos que se encomiendan a nuestras oraciones, por los que rezan a Dios por nosotros y por aquellos por los que tenemos obligación de rezar, por nuestros amigos y enemigos y por todos los fieles difuntos.

 Siguen algunas invocaciones. Respondamos:

ESCÚCHANOS, SEÑOR


11. "estar con Cristo"

  1L. Jerónimo después de haber dado comienzo a algunas obras en Lombardía, se encuentra obligado a regresar a Venecia, donde las dificultades lo retienen más tiempo del previsto. Sin su presencia reconfortante las obras de Lombardía se sienten perdidas y en dificultad y los compañeros de Jerónimo le escriben pidiéndole que regrese lo antes posible. El 5 de julio de 1535 Jerónimo les contesta con estas palabras:

 2L «En cuanto a mi ausencia, debéis de saber que yo no os abandono nunca, valiéndome de esas oracioncillas que yo sé; y aunque no esté  con vosotros en el campo de batalla,  oigo perfectamente el griterío y alzo mis brazos en oración todo lo que puedo. Aunque bien es verdad que yo no soy nada. Tened por seguro que mi ausencia es necesaria. Las razones son muchas, pero si la Compañía estará con Cristo se alcanzará el objetivo;  de no ser así no ser así todo se perderá. La cosa es discutible, pero la conclusión es ésta. Así pues rogad a Cristo peregrino diciéndole: ¡Quédate con nosotros, Señor, pues se hace tarde!» (1ª Let 4-5).


Homilía del celebrante


Canto


12. Bendición final

C. El Señor os bendiga y proteja.
T: amen

C. Resplandezca su mirada sobre vosotros y os otorgue su misericordia.
T: amen

C. Dirija su mirada hacia nosotros y os otorgue su paz
t: amen

C. Y  la bendición de Dios  todopoderoso, Padre, Hijo  y Espíritu Santo descienda sobre vosotros y permanezca para siempre.
T: amen

 C. Podéis in paz: llevad a todos la alegría del Cristo resucitado.
t: amen    


Volver
Descargar  archivo en  FORMATO .PDF