Nosotros dos

por Dorina y Nicolino

 Para Siempre

 

 

 

Dichosos los constructores de paz...
 
 
 
 

En este momento histórico cada uno de nosotros es llamado a actualizar estas palabras.

¿Y nosotros dos? ¿Qué es para nosotros la paz? ¿Cómo la vivimos?

Reflexionamos que ésta es fruto del amor y de la alegría.

El amor es un camino de sentido único que va hacia el otro/a, que se recorre para el bien del otro/a.

La alegría es el amor que sonríe y se manifiesta.

La alegría se alcanza sólo desde la consciencia de haber dado lo mejor de nosotros mismos, analizado ante nuestra conciencia y a la luz de Dios.

La paz es el amor que construye y vivifica. ¡Qué difícil es la paz en la familia! Porque la paz no es sólo ausencia de "guerra": es compromiso constante para construir, para crear equilibrios, para ayudar a completarse, para dejar espacio al otro, para comprender eventuales errores, para crecer juntos. 

 

Señor, en un mundo

que no conoce el silencio

la espera,

el frágil estupor,

la felicidad de las pequeñas cosas,

haznos apreciar lo concreto de una caricia,

el pequeño gozo de un beso,

la calma de una palabra susurrada,

la complicidad de una frase

que hable de un celoso proyecto de futuro.