CELEBRACIÓN DE IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

(CELEBRACIÓN DE LA PALABRA)

1. AMBIENTACIÓN

 

Hoy es miércoles de ceniza, hoy comenzamos la Cuaresma. Es un momento privilegiado para pararse y pensar: ¿quién soy yo? ¿de dónde vengo? ¿ a dónde voy? Es un momento privilegiado para sacarle provecho a la vida, para abrirse a lo esencial. No dejes pasar la oportunidad.

 

2. PREGÓN DE CUARESMA: “Ahora es el Tiempo”.

 

Tú, quienquiera que seas,

déjame que te interrogue, que me meta contigo,

con tu tranquilidad, con tu rutina.

Tú, ¿qué has hecho de tu sinceridad? ¿Qué has hecho de tu verdad?

Tú, quienquiera que seas,

hoy escucha mi pregunta en este encuentro

y yo te digo:

¿Qué has hecho de tu vida?

¿Qué estás haciendo con tu vida?

Cuadro de texto:

 No te escondas, no te excuses,

no mires hacia el suelo,

-ya sé que estás acostumbrado a mirar mucho al suelo-

no eches la culpa a los otros, no.

Toma tus responsabilidades en la mano y decide.

Tú, quienquiera que seas,

escucha hoy esta voz que te llega por mi boca:

Ahora es el tiempo de recomenzar.

Ahora es el tiempo oportuno.

Ahora es el día para lo nuevo.

Ahora es el momento de cambiar.

Tú, quienquiera que seas,

¿dónde quieres ir sólo con tu maleta vacía?

Tú, quienquiera que seas,

¿por qué te empeñas en caminar de espaldas a tu Dios?

Tú, quienquiera que seas,

¿no es hora ya de tomar las cosas más en serio?

Escucha hoy esta voz que llega por mi boca:

Abrazados
a la CruzAhora es el tiempo de recomenzar.

Ahora es el tiempo oportuno.

Ahora es el día para lo nuevo.

Ahora es el momento de cambiar.

Tú, quienquiera que seas, si quieres, si me oyes,

si todavía tienes un hilo de fuerza,

si aún hay algo bueno dentro de ti... ¡¡ Ven !!

Iremos juntos caminando hacia la VIDA.

Nada está perdido.

Hoy todavía se te concede un tiempo de gracia

para volver al Señor.

¡¡ Ven !! ¡¡ Ven !!

 

3. PALABRA DE DIOS

 

Escuchemos ahora la Palabra de Dios que nos va a mostrar el auténtico sentido de los elementos más importantes de la Cuaresma: el ayuno, la oración y la limosna. Hagámonos la pregunta: ¿Qué me está diciendo hoy Dios? Dios dirige su Palabra a cada uno.

 

“No hagáis el bien para que os vean los hombres, porque entonces vuestro Padre celestial no os recompensará. Por eso, cuando des limosna, no vayas pregonándolo, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para que los alaben los hombres. Os aseguro que ya han recibido su recompensa. Tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha. Así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará.

Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su recompensa. Tú, cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará.

Cuando ayunéis no andéis cariacontecidos como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que la gente vea que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su recompensa.

Tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara. de modo que nadie note tu ayuno, excepto tu Padre, que está en lo escondido. Y tu Padre, que ve hasta lo más escondido, te premiará”.

 

4. BENDICIÓN DE LA CENIZA

 

Con actitud humilde oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, para que se digne bendecir con su gracia estas cenizas que vamos a imponer en nuestras cabezas en señal de penitencia.

 

Oh Dios, que te dejas vencer por el que se humilla y encuentras agrado en quien se arrepiente de sus pecados,

escucha benignamente nuestras súplicas y derrama la gracia  de tu

bendición sobre estos siervos tuyos que van a recibir la ceniza,

para que, fieles a las prácticas cuaresmales, puedan llegar, con

el corazón limpio, a la celebración del misterio pascual de tu Hijo.

El, que vive y reina por los siglos de los siglos. AMÉN.

 

5. SILENCIO-REFLEXIÓN SOBRE EL GESTO

Se lee personalmente la Oración:Ceniza.

“Se os abrirán los ojos,

conoceréis el bien y el mal,

seréis como dioses”

Tenemos ganas de probarlo todo,

aún a costa de pisar la palabra dada

y recorrer caminos prohibidos.

Una sed inmensa se apodera de nosotros

y nos devora.

Hay algo que nos llama

y nos solicita que salgamos de casa

hacia tierras lejanas.

Nos gusta, Señor,

hacer nuestra voluntad,

hasta que descubrimos que nuestras manos

se vacían poco a poco.

y se llenan de barro del camino.

No somos infinitos,

aunque tenemos sed de infinito.

 

La tierra y el polvo

nos recuerdan lo que somos,

lo que seremos.

Miércoles de ceniza:

hora de volver a casa,

desde el país donde ya no hay alimento,

que pueda saciar nuestra hambre.

Miércoles de ceniza:

hora de pensar lo corto que es nuestro tiempo

y lo largo que es el camino.

Miércoles de ceniza:

hora de inclinar la cabeza hasta el suelo

para leer el mensaje escrito en la tierra.

Miércoles de ceniza,

hora de preguntarse:

¿Ya eres un dios?

¿Ya conoces todo?

¿Ya has abierto los ojos

y sólo has visto eso...?

Un poco de ceniza en el rostro

te puede poner en camino de verdad:

no hay camino fuera de Dios.

Miércoles de ceniza.

 

 6. IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

Puede haber música de fondo.

 

+ Conviértete y cree en el Evangelio

 

7. ORACIÓN Y DESPEDIDA

 

Dios Padre bueno y misericordioso, nos encontramos ante TI en actitud de cambio, de conversión. Nos damos cuenta de nuestra autosuficiencia, de nuestra falta de humildad, de que no somos perfectos. Acepta nuestra actitud arrepentida y acógenos; danos fuerza para ser auténticas personas: profundas, comprometidas, con auténtica fe. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

 

El Señor esté con vosotros...

La bendición de Dios Padre…

 

Podéis ir en paz.